PELÍCOOLAS: FUR, AN IMAGINARY PORTRAIT OF DIANE ARBUS DE STEVEN SHAINBERG

Viernes chill porque enero. Muchos seguimos exhaustos de las fiestas. Muchos están de vacaciones. Pero todos queremos relax. Y por ser ese primer finde extraño del año, comparto esta pelícoola que tenía pendiente hace ya un montón: Fur, An Imaginary Portrait of Diane Arbus del director Steven Shainberg.

Para entrar en contexto, hablemos antes un poco de Diane Arbus, una personalidad de la vida real y la protagonista de esta pelícoola.

Diane fue una fotógrafa muy controversial de las décadas de los 60 y 70 con una visión de lo más particular. Su obra buscaba por sobre todo normalizar y visibilizar grupos marginados por la sociedad y resaltar la importancia de poder representar (de cualquier medio o forma) a todo tipo de personas. Trabajó muy de cerca con la comunidad LGBTIQ+, strippers, nudistas, enanos, pacientes de VIH o SIDA, cirqueros, dragqueens y cualquier minoría que se atravesara frente a su lente.

Are you trying to seduce me?

Nicole Kidman interpreta a la fotógrafa. Una elección bastante extraña y muy prolija para mi gusto, pero no por ello mal lograda. La historia se desarrolla en algún momento de los años 50 (el final me atrevería a adivinar), momento en el que Diane decide ir tras sus instintos y empezar a tomar fotografías de cosas que siempre llamaron su atención de alguna forma u otra forma.

Cabe destacar el “un retrato imaginario (siendo esta la palabra clave) de” dentro del título de la pelícoola, ya que ésta no deja de ser completamente extraordinaria minuto a minuto.

Describen a Diane como una clásica mujer de su época, muy tímida, sumisa, respetuosa y algo neurótica, con comportamientos un tanto extraños sin explicación aparente. Allan Arbus, protagonizado por Ty Burrell, ya un medio character actor que siempre hace de marido chulinón (¿?), es todo un catch para sus tiempos y su género. Es él quien incentiva la a comenzar a fotografiar y descansar del negocio familiar para seguir sus sueños.

Y básicamente a partir de acá, nos vamos al caraj* sin retorno… Pero en el buen sentido. Diane decide fotografiar a su vecino Lionel, alias Robert Downey Jr. bebé de los bebesesssss; un hombre bastante misterioso, charmoso (jajaja esta palabra) y muy peculiar… Juntos desarrollan una amistad increíble y hasta acá los spoilers.

Why isn’t she your girlfriend? 

She doesn’t touch me.

Hablemos ahora del director.

Steven se hizo bastante famoso con Secretary, no sé si se acuerdan, una peli súper controversial de comienzo de los 2000 con Maggie Gyllenhaal (que seguro Asucop intentó banear de todos los videoclubs de Paragwhy). Además, tiene otra bastante friki que no vi porque solo el trailer me desespera: Rupture, con Noomi Rapace, another baby of the house. Pero sin lugar a dudas, Fur es el pico de su carrera, al menos hasta ahora (tiene otra peli a estrenarse este año pero aún sin fecha de lanzamiento).

Con una estética oscura y pastel al mismo tiempo, casi casi mirando de reojo a The Royal Tenenbaums de Wes Anderson; lo mejor de la peli sin debate es su cinematografía, a cargo de Bill Pope, que engendró apenami todo el mundo de Matrix (la trilogía completa y los videojuegos) y hasta nuestra clásica de clásicas teenager, Clueless.

Muchísima simetría con un juego de luces y sombras hermoso, saca-suspiros. El arte de cada toma está increíblemente detallado y retrata el entrar a ese mundo realmente extraño para la época que Diane buscaba fotografiar, sumando el ingrediente fantasioso que solo agrega todavía más eye candy al asunto.

De forma sutil, se introducen asímismo sentimientos humanos como la locura, el amor, el desamor, la amistad, la crianza, el legado, la traición, la confianza, el desinterés, la curiosidad, la compresión y cualquier otra emoción que uno esté dispuesto a encontrar en esta hermosísima pelícoola.

Why do you want to take a portrait of someone you’ve never seen, Diane?

Las preguntas están presentes todo el tiempo y son expuestas de forma verbal y no verbal, con la relación que se va desarrollando entre Diane y Lionel, que realmente es un placer absoluto mirar. Una de las grandes cualidades de la historia, es como logra atraparte en su mundo, sin importar esos trazos de fantasías e imposibles, no dando lugar a ninguna racionalización porque pos pa qué si todos la estamos pasando tan bien.

Mejor ya me callo y les dejo el trailer:

Y ahora, más sobre la verdadera Diane:

Cuéntenme qué tal. Y perdón por la calidad de los screen, por lo visto la versión que vi no era la mejor… *Llora*

Si quieren ver toda mi lista de pelícoolas publicadas en el blog, click aquí.

Why don’t you tell a secret?

Dejá Tu Comentario