AÑO NUEVO EN HELSINKI

Calles de Helsinki.

Desde hace ya un tiempo, hay dos fechas en las que intento escaparme como sea de la rutina y hacer algo distinto; mi cumpleaños y Año Nuevo. El famoso “lo que venga”. El 2019 no iba a ser la excepción y mucho menos con todas las facilidades para viajar que existen por acá, así que decidí pasar Año Nuevo en Helsinki. 

Calle de Helsinki

Algo importante (pero no determinante) para cada Año Nuevo es tener un grupo de amigos. Es lindo empezar simbólicamente otro año en compañía de gente que uno admira y ama. Esta parte del mundo me regaló a Javi, un compatriota que conocía de vidas pasadas pero que nunca llegó a ser un amigo muy cercano. Eso cambió desde que estoy acá. Él vive en Finlandia hace tiempo y Estonia, está literal, en frente. A dos horas en ferry, jijiji.

Compré mis tickets a comienzo de diciembre (por la fecha tenía miedo que suban de precio) y terminé pagando 34€ por ida y vuelta, nada mal. Como estoy en un interminable “in between jobs” le expliqué a Javier que iba pobra, y me puse como límite no gastar más de 100€ estando 3 días allá (del 31 al 2). Parece hasta mucho, pero Helsinki es una de las ciudades más caras del mundo.

DÍA 1 (31/12)

Llevé 6 botellas de vino blanco para contribuir con la causa (emborracharse el 31 terminó siendo “la causa”), que como acá todo sale la mitad, pagué poco más de 30€. Bien, súper bien luego. Tomé el ferry de las 6AM (el más balato jeje) y para las 8:15AM ya estaba por tierras finlandesas.

El depto de Javi y Heta
El depto de Javi y Heta.

Me hospedé con Javi y su roommate Heta (por favor síganle, es una súper artista), en el Design District de la capital. Apenamí. El primer día almorzamos súper rico en Lie Mi, un restaurant vietnamita con un salad bar y menú fijo todos los días por 10.50€. Hicimos las compras (había prometido preparar chipa guasú) y yéndonos todo con el súper gastamos 38€.

Lie Mi.
Primera parada: Lie Mi.
Chipa guasú
Chipa guasú en Finlandia.

Podemos decir que empezamos oficialmente la festichola a las 4PM, después de abrir la primera botella. Ndi. Ser funcional estando tipsy es una de las mejores cosas de ser adulto… Hasta que te vas todo. La fiesta se hizo en el depto, con amigos de ambos dueños yendo y viniendo en distintos horarios. Artistas, madres, dragqueens, y un montón de gente linda pasó por la casa.

Ya estaba en marcha la fiesta a las 17:12hs de la tarde. Mirar el reloj.
Con les invitades.
Con les invitades más chics.
Los expatriados más lindos.
Los expatriados más lindos en su botella nro. 3.

Poco antes de las 00 caminamos hasta el parque (a esta hora ya no sabía bien mi nombre o el de nadie, así que no me pregunten qué parque) a ver los fuegos artificiales. Recuerdo ser parte de una intensa discusión sobre dialectos y nunca me sentí tan 30ñera.

Galleta de la fortuna 2020.
Mi galleta de la fortuna 2020.

DÍA 2 (01/01)

Poco puedo contarles del resto de la noche porque todas las botellas desaparecieron. Las nuestras y las otras. Lo que sí puedo contar en detalle es la resaca mundial que tuvimos todos al día siguiente. Intentamos recomponernos a eso de las 3. Javi me preparó un desayuno sorpresa para seguir con vida y decidimos, como buenos adultos (esta fue la temática del paseo), ir al cine a ver Portrait de la jeune fille en feu con otro amigo. Llegar hasta ahí fue una odisea porque nuestros cuerpos no estaban alineados con nuestros cerebros… Cuando por fin nos acodomodamos, pasa lo imposible: la película para antes de los 10 minutos. Alguien va a avisar y nos cuentan que el proyector se recalentó y lastimosamente no va a ser posible volver a poner la peli porque iban a tener que cambiarlo. Nos miramos con cara de reembolso y COMIDA.

Desayuno del 1ro de enero.
Desayuno del 1ro de enero.

Llegamos a Kampin Pippuri, todo lo que mi corazón deseaba. El wrap menú, que incluía un wrap de lo que elijas (kebab, falafel, ere erea) más un all-you-can-eat de su salad bar lleno de cosas deli. Todo por 12.50€. Comimos hasta volver a sentirnos mal, jajajajaja. Hablamos de muchas cosas adultas (?!) y unas dos horas después, terminamos en Jackies, un bar (no fue mi idea, lo juro). Otro par de conversaciones adultas más y de vuelta al depto.

Así pasó el 1ro de enero. Vi 3 capítulos de Las Chicas del Cable antes de dormir… Sí, tengo un problema, sabemos nio. El resumen: mucha conversación, mucho compartir, mucho caminar, mucho recorrer, mucho descansar. No fue un día desperdiciado en absoluto. No saqué fotos porque mi celular enloqueció… Y yo también.

DÍA 3 (02/01)

Para el 2, mi último día antes de volver, con el cuerpo mejor y más ánimos para todo, salimos a recorrer. Vamos al centro, a comer (qué mucho y qué rico comimos en serio) a Döner Harju donde otra vez, por 10.50€ tenías sopita, ensalada, plato principal y té o café a gusto. Comí el döner vegano más rico del mundo tbh. Después, un paseito, el clima estaba portándose bien (por esta zona esto significa 3ºC) así que caminamos mucho. Paramos en el Winter Garden, un vivero hermoso que te da alegría por sus luces cálidas y su ambiente húmedo, casi casi à la Parawhy. Fuimos a Oodi, una biblioteca pública gigantesca en forma de barco y qué increíble lugar, lleno de gente haciendo miles de cosas (hay desde impresores 3D hasta máquinas de coser a disposición de TODOS. Paseito por el centro, que incluyó algo de compras y más cosas de adulto (como buscar betún para zapato).

Doner Harju.
Döner Harju.
Winter Garden desde afuera.
El Winter Garden desde afuera.
Winter Garden.
El Winter Garden desde adentro.
Andrea en el Winter Garden.
Yours truly en el jardín.
Un lugar para recargar pilas.

Mi ferry salía a las 21:40 así que volvimos al depto a descansar otro poco y tomar caféshiiito antes de partir. Y acá me nace la reflexión… Qué lindo contar con gente random así de la nada. Javi y sus amigos me hicieron sentir súper bienvenida, y además, acompañada de una forma que no puedo explicar muy bien, pero sí agradecer. Es una especie de confirmación hacia la decisión que tomé al estar acá, no sé si se entiende bien…

Selfie obligatoria del baño en el puerto de Helsinki.

En fin, esto se hizo muy largo. Lo importante: No se excedió el presupuesto y se pasó de pelos. ¡Gracias a todos por leer hasta acá! Nos vemos.

Dejá Tu Comentario