5 CONSEJOS PARA COMPRAR ROPA DE SEGUNDA MANO

Yo y mis percheros de segunda mano

¡Ahoy amigues! Hoy hablamos de un tema que me apasiona hasta la médula: comprar ropa de segunda mano. ¿Pero por qué no decirle ropa vintage? Porque los conceptos están mezclados. Lo vintage es todo aquello que tiene una cierta cantidad de años acumulados, usualmente está en perfectas condiciones, es de mayor calidad y por ende, mayor precio. Las ropas u objetos de segunda mano, son piezas de cualquier época, que ya fueron utilizadas por alguien más y ahora están “listas” para pasar a otro dueño/usuario sin importar su estado, calidad o precio inicial.

Si todavía no te subiste a esta movida, te explico por qué es básicamente lo mejor que podés hacer:

1- Precios. No se puede competir.

2- Variedad. Ditto lo de arriba. Hay TANTAS cosas que no vas a poder creer.

3- Exclusividad. Por si lo demás todavía no terminó de convencerte. Puedo asegurar en un 97% (?!) que nadie más va a tener lo que acabás de comprar.

4- Ecología. Básicamente estás reutilizando algo que alguien descartó. Esto le da una segunda vida a la prenda y evita que se compren más cosas nuevas, con más envoltorios, paquetes, etc, etc y fomenta una compra más consciente y responsable.

Puedo decir que hoy sólo compro prendas de este tipo, a excepción de la ropa interior, las medias y algunos calzados. ¿Quedó claro? Genial. Vamos a los consejos.

Yo y mi armario de segunda mano
¿Hoarder? ¿Yo? Jamás.

DEFINÍ EL MOTIVO DE TU COMPRA

Esto es lo esencial. Hay dos tipos de compra: la que se hace por necesidad y la que se hace por… bueno, consumismo, las cosas por su nombre. Si tu compra tiene relación con la primera es mejor, ya que más o menos tenés una idea de lo que vas a adquirir y podés elegir mejor qué tiendas visitar y cuáles evitar. Si es la segunda, pos todo vale, ¿noecierto?

DEJÁ LAS EXPECTATIVAS EN CASA

Y esto hasta podría contradecir al primer consejo… Porque si buscamos algo específico, generamos una expectativa. Lo ideal es pensar en el ítem en general y no en cosas muy, muy, muy particulares que solo nos van a generar frustración cuando no aparezcan. Las tiendas de segunda mano, son literalmente, una lotería, entonces mejor saber qué queremos pero tampoco hacernos la cabeza.

HACÉ LA GRAN MARIE KONDO

Si no saben quién es, hagan click acá. Marie es una adorable japonesita que promueve el orden en el hogar, y con esto, el de las ropas. Siguiendo su método, uno opta por tener solo cosas que “spark our joy”, o nos generen alegría en españiiiiol. No te digo que pienses en esto cada vez que comprás algo pero sí que al menos te hagas algunas preguntas, cómo: ¿puedo usar esto con otras cosas que ya tengo? ¿Necesita algún tipo de alteración? Y si es así, ¿vale la pena? ¿Puedo hacerlo yo o tengo que llevar a otro lado? ¿Realmente necesito esto? ¿Tengo espacio? ¿Me gusta mucho? Y así. Es un ejercito genial que te saca esa ansiedad inicial de querer comprar TODO a tu paso. I’ve been there, yo.

My babies.

ALEJÁTE DE TODO LO QUE ESTÉ EN MAL ESTADO

Como ya dijimos, esto es una lotería. A veces nos encontramos con varios mamarrachos, hasta encontrar el vestido perfecto… Como con los oMvReS, jeje. Si bien las cosas son mucho más accesibles en cuanto a precios, tampoco vayas y compres algo completamente destruido, ajado, con agujeros (especialmente los de polillas que ya no se pueden cocer de vuelta), desteñido, con manchas, o alguna falla que realmente no se pueda arreglar. Obs. A veces, algunas prendas tienen olor (sí, perdón)… Lo mejor en estos casos es intentar identificar qué es y por qué está ahí y si una lavada profunda le saca o no.

MUCHO OJO CON LOS PRECIOS

Como esto se volvió algo súper trendy, hay tiendas que se pasan de listas. Tené siempre muy en cuenta la relación no entre calidad y precio, pero sí entre el estado actual de la prenda y el precio que están pidiendo por ella. Yo por lo general, mientras más del canasto de ofertas, más feliz soy. También están las prendas mega top exclusivas vintage Prada que usó Chloe Sevigny en el funeral del perro de su amiga (?!), y CLARO, son más caras. Acá insto al set de preguntas otra vez. ¿Quiero esto solo porque es Prada? ¿Está en buen estado? ¿Será que Chloe va a ser mi amiga algún día y venir al funeral de mi perro? ¿Tendré alguna vez un perro? Me fui todo, se entendió.

Todas de segunda mano.

Y este es mi consejo de oro: Si ven algo de marca (como ya me pasó MIL veces en tiendas así), controlen su emoción, keep your poise, preguntá como quien no quiere la cosa, y cuando digan “20MIL”, vos chill, respondé “Ok” (nada y “súper” porque van a pensar que vendieron barato y la próxima vez que vuelvas sale todo el triple). Después de pagar y salir y cumplir con la regla de los 50mts, te ponés a saltar y gritar como fashion victim.

Yo y mis percheros de segunda mano
Yo vigilando mi otro ropero.
Yo y mi armario de segunda mano
Por favor cómo brillan esos VansxBowie ahí atrás.

And that’s a wrap! Ahora ya sabés lo básico de la compra de segunda mano, y si no tenés idea de dónde ir, acá van links de tiendas en Asunción:

Una, dos, tres y cuatro. Visitá estos lugares y poné en práctica tus nuevos chinchiconocimientos. ¡¡¡Si conocen más chíflenme!!!

2 Comentarios

  1. Responder
    Gabriela

    Amando siempre tus blogs!! Gracias por compartirnos todos tus conocimientos!! Amo leerte y re que puedo escucharte cuando lo hago!! Loviu chinchi ❤️

Dejá Tu Comentario