25N: ¿POR QUÉ MARCHAR HOY?

25N

Imagen extraída de la página oficial de Paro Internacional de Mujeres Paraguay en Facebook.

El 25 de noviembre, mejor conocido como 25N, es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, el tipo de violencia más común y normalizada por nuestra sociedad. Esta fecha fue implementada por la ONU en 1999, elegida en “honor” a las hermanas Mirabal, activistas trágicamente asesinadas en los 60 por la dictadura de Trujillo en República Dominicana.

Este día, busca dar visualización al problema de cualquier tipo de violencia contra la mujer, generar conciencia educando y compartiendo cifras reales y exigir un cambio a las autoridades. Desde hace un par de años Asunción no es la excepción, y manifestantes de todo el país se congregan con distintos fines y este gran objetivo en común: el compromiso social para acabar de una vez con la violencia de género.

No es ningún secreto que Paraguay enfrenta un terrible problema en este ámbito, con la cifra de feminicidios en el 2019 llegando a 44 mujeres asesinadas (y eso que aún no termina el año).

Desde este humilde espacio, quiero extender la invitación a aquellas mujeres que aún no participaron activamente de una marcha en nuestro país (sea 8M o 25N), sumándose a la de este año, a llevarse a cabo HOY en la Plaza de las Mujeres (ex Plaza Italia) a partir de las 17hs. Les prometo que es una experiencia increíble de principio a fin.

Si aún necesitan convencerse, les dejo una lista de razones por las que deberían sumarse a la lucha del 25N:

1. Violencia por la pareja. Esto puede presentarse en diferentes grados como: violencia física, maltrato psicológico (verbal), violación conyugal, hasta la última instancia de FEMINICIDIO.

2. Violencia sexual. Se refiere a cualquier tipo de violación, acto sexual forzado, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado o relaciones sexuales sin consentimiento.

3. Acoso. Callejero o cibernético. Cualquier mensaje dirigido a perseguir, hostigar o intimidar a una mujer sin consentimiento.

4. Trata de mujeres. Esclavitud laboral (especialmente en el sector de las empleadas domésticas y “criadazgo”) y explotación sexual, a niñas y mujeres de cualquier rango de edad.

5. Embarazo no deseado. Sé que este es un tema delicado y no pretendo venir a explicar todas sus implicancias, pero expliquemos esto de la manera más simple posible: que una mujer esté a favor del aborto no significa que ella misma tome esa decisión estando en esa situación. La legalización y despenalización del aborto, busca que TODAS las mujeres tengan autonomía sobre sus cuerpos y tomen sus propias decisiones teniendo en cuenta los miles de aspectos de la crianza de un hijo.

6. Embarazo infantil. Niñas obligadas por el estado a ser madres que terminan sin amparo alguno, tanto ellas como sus hijos.

7. Cumplimiento de la Ley 5777 de Protección Integral de la Mujer contra Toda Forma de Violencia.

8. Violencia económica. Se conoce como cualquier tipo de acción que busca que una mujer pierda recursos económicos o patrimoniales, privándola de medios económicos para vivir de forma autónoma.

9. Violencia laboral. El acceso a puestos de trabajo sólo por el hecho de ser mujer. Discriminación de cualquier tipo (siendo la orientación sexual u identidad de género una de las más comunes), desigualdad salarial, despidos injustificados, no contratación, maternidad laboral (despido, no contratación o incumplimiento de permisos y leyes). La falta de mecanismos de defensa dentro del ambiente laboral. El acoso sexual y el incumplimiento de la Resolución 388/19 del Ministerio del Trabajo.

10. Violencia simbólica que abarca estereotipos y mensajes que comunican dominación de las mujeres por parte de los hombres, desigualdad y discriminación, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad. Esto incluye machismos y micromachismos.

11. Violencia institucional. La que impide que las mujeres puedan exigir sus derechos a cualquier ente, organización o institución pública resultando en innación o complicidad; siendo el caso más común, las denuncias (y oídos sordos) dentro de la Polícia Nacional.

12. Violencia obstétrica. Cuando un profesional del área de la salud mantiene un trato deshumanizador, abuso de medicalización y patologización de los procesos naturales, resultando la pérdida de la autonomía de la mujer.

13. Violencia mediática, también otra de las más normalizadas, donde una mujer es explotada, discriminada, deshonrada o humillada a través de cualquier medio de comunicación, desde la televisión hasta las redes sociales. Los famosos “videos de WhatsApp” y compartir más la foto de la víctima que del victimario.

14. Violencia hacia las mujeres trans. Una de las luchas que merece muchísima atención y reivindicación. Las mujeres trans en Paraguay carecen de cualquier tipo de amparo y sus derechos son constantemente negados. Así como las cifras de feminicidio, existen más de 60 casos de asesinato de mujeres trans sin ningún tipo de seguimiento penal.

15. Violencia publicitaria por parte de marcas que utilizan la figura de la mujer como objeto sexual, reduciendo su valor como ser humano a su aspecto físico, cosificando y buscando tener algún tipo de ingreso económico con este mensaje.

16. Visualización la diversidad de la mujer en el Paraguay: campesinas, indígenas, afroparaguayas, urbanas, obreras, profesionales, jóvenes, niñas, adolescentes, lesbianas, bisexuales, trans, travestis, transgénero, políticas, estudiantes, secundarias, universitarias, deportistas, periodistas, artistas, bañadenses, mujeres que resistimos en asentamientos urbanos, trabajadoras domésticas, trabajadoras sexuales, mujeres en el mundo tecnológico, mujeres con VIH, mujeres con discapacidad, adultas mayores, mujeres privadas de libertad, venimos juntas y organizadas. Extraído del Manifiesto 8M de Paro de Mujeres Paraguay.

17. Lucha de las mujeres campesinas e indígenas, expuestas a la expulsión de sus tierras y víctimas de agrotóxicos, causa del modelo de agronegocios.

18. Violencia estudiantil. Acoso sexual y discriminación en colegios y universidades por parte de docentes y estudiantes. Esto incluye la falta de protocolos de acción e impunidad por parte de los agresores.

19. La falta de un plan de Educación Sexual por parte del Ministerio de Educación y Ciencias, a causa de doctrinas religiosas y posturas impuestas que no tienen relación con las políticas de estado, difundiendo miedo e ignorancia y aumentando el riesgo de abusos sexuales y embarazos no deseados en la niñez y adolescencia.

20. El sentimiento sororo, de contención, comprensión, apoyo y lucha que se vive marchando con mujeres que presentan al menos uno de estos problemas y eligen defender sus derechos y crear así un mundo más justo para sus hermanas, compañeras y amigas. Y si no me creen pueden fijarse en esta Marcha del Orgullo en Helsinki.

¿Y? ¿Cómo les quedó el ojo? Si estas 20 razones no son suficientes para levantarse hoy en pos de la igualdad y el fin de la violencia de género, sugiero urgentemente que empiecen a cuestionarse su función en la vida. Estos son temas que nos incumben a TODAS y que dependen de TODAS el poder cambiar y erradicar. Y el 25N es la excusa perfecta para ponerlas en práctica.

Díganle a sus amigas y familiares, vayan juntas, infórmense, compartan sus experiencias, creen grupos de lectura, encuentros y cualquier tipo de acción que nutra con el propósito de una vida más justa para todos.

“Si creés en la igualdad, sos feminista”. Remera de @dulcefemnista. Producción hecha el año pasado con Rut Ortíz, Ofe Aquino y Paola Saffi.

Acá les dejo links de interés para completar la clase de hoy (?):

¡Escríbanme en los comentarios si creen que olvidé alguna otra causa importante para marchar hoy y todos los días! ¡Quiero leer sus opiniones!

¡Gracias por la atención y feliz 25N!






.

Dejá Tu Comentario