GOTEMBURGO: EL RESUMEN OFICIAL

Es jueves de #tbt y quiero hablarles de un lugar muy especial que tuve la oportunidad de visitar en febrero del 2013: Gotemburgo. Así que primero, una fichita técnica.
País: Suecia Conocida como: Sveriges framsida (El portal de Suecia) y Lilla London (La pequeña Londres) Idioma: Sueco (aunque en serio todo el mundo habla inglés) Gentilicio: Gotemburgués Población: 599.011 Moneda: Corona Sueca (SEK 1 = GS 670)
Corría el 2014 y en ese momento estaba viviendo en Estrasburgo, Francia. Trabajaba como Asistente de Lengua Española y mi trabajo me daba muuuuuuuuchas vacaciones y tiempo libre. Entonces, durante las vacaciones de invierno, Nadia (otra fellow asistente y secuaz de viajes) no tuvimos mejor idea que ir a Escandinavia en esta época. F R Í O. Pero, pero, pero, no sé si se acuerdan que en ese año fue el desastre de nieve en Nueva York y consecuentemente nevó NADA en las Europas. Triste para dos chicas que soñaban con hacer angelitos de nieve. La temperatura invernal en Gotemburgo está entre los 11ºC de máxima y -22ºC de mínima, así que ya se imaginarán. El sol se iba antes de las 4 de la tarde y volvía alrededor de las 10 de la mañana. Impresionante. Antes de mudarme, mamá me regaló una campera gigante que literal, me quedaba como colcha. Michelin un poroto. Sobreviví gracias a eso, gracias mumi.
Hicimos Couchsurfing (en esa época estaba on faia) y nos hospedamos con dos chicos suecos – uno sorprendentemente había ido a Ciudad del Este y tenía YERBA KURUPÍ en su casa. Nos es curro, eh. La ciudad es hermosa, la gente ni qué decir, y el ambiente en sí tiene una vibra muy especial. Fuimos a conciertos, bares, museos, parques y todo lo que el invierno nos dejó hacer… Pero la experiencia que más rescato es ir a patinar sobre hielo. Lluvia de corazones.
Este fue mi mejor momento. Logré quedarme parada por 2.3segs. También vemos a la campera-colcha en todo su esplendor.
Classic foto del piecito. Usé patines de niños, jejeje.
Usualmente, la pista se paga por hora y si mi memoria no me falla, nos salió algo así como 12 euros la hora. Sí, es un país caro, así que tengan en cuenta esto antes de aventurarse por la zona. El dato extra: El gobierno controla la venta de bebidas alcohólicas. O sea, tienen monopolio absoluto de todo el consumo y uno solo puede acceder a este sagrado elixir a través de unas tiendas que se llaman Systembolaget, abiertas desde las 10 hasta las 18 entre semana y hasta las 13 los findes. Servicio habilitado exclusivamente para mayores de 20 años. CHAN! En bares y restaurantes, los mayores de 18 años pueden consumir alcohol.

Resumiendo. En invierno o verano, con o sin alcohol, en sofás ajenos u hoteles, Gotemburgo es un destino precioso que debería estar en su bucket list al pasar por estos países nórdicos.

Nos leemos en breve. Besos y ahorren siempre.
Dejá Tu Comentario