MODA EN LA CALLE: VIUDA RAMÍREZ

El día a día y la moda, específicamente, la nacional. Suena a una fusión de ficción, pero el objetivo acá, además de presentarte con cada entrega una nueva marca, es el de animarte a consumir local y además, usar lo que quieras en el momento que quieras. Chau reglas, chau tecnicismos, chau, chau, adiós miedos y todo lo que viene con ellos. La vida está para vivirla y el vestuario, frívolo o no, es parte de ello. 

Para entender mejor el concepto, acá van nuestras ediciones anteriores:

Ofelia Otello y Mushka

Hoy le toca a una de mis marcas preferidas, que siempre me inspira y hace que contenga grititos agudos con cada nuevo lanzamiento: Viuda Ramírez.

LA MARCA

Vanguardista con reminiscencias de épocas pasadas, el core de esta viuda reside en su constante evolución y el serle siempre fiel a su estilo, por sobre todas las cosas. Más allá de las tendencias (que amamos), Viuda Ramírez recorre texturas, colores y tejidos a veces acordes, otra veces intuitivos y logra lo que muy pocas firmas de alta costura pueden: crean las mismas tendencias de cero. 

La esencia de Viuda Ramírez reside en su estilo, en su visión y en su evolución.

Con el principal objetivo de vestir y diferenciar, cada pieza va dedicada a la mujer local que además de consumir moda, está empapada de la misma y puede llevarlas con confianza y muchísimo amor.

 

EL DISEÑADOR

Fernando Preda, nieto de la Viuda Ramírez y al mismo tiempo, padre de la marca; comenzó a interesarse en el diseño a través del dibujo y su mayor fuente de inspiración fueron siempre su abuela Ysolina y su estilo.

Estudiante de Diseño de Moda en el ISA, afirma que es la calle en sí su principal fuente de arrebato, además del contacto directo que mantiene con el arte y la música, sus mejores amigos fuera del diseño.

Fuente: Revista High Class.

LAS COLECCIONES

La prenda debe hablar sin que hablemos.

La textura es muy importante dentro del proceso creativo de cada prenda, ya que se trabajan en forma artesanal. En los vestidos encontramos bordados que no se pueden creer, entre un mundo de tul, flecos, paillette, flores, mariposas y todo lo que haga a tu corazón cantar; tenemos piezas delicadas, atemporales y por sobre todo, cargadas de la personalidad de la marca y de cada mujer que así la encarna.

Me interesan los procesos de producción que involucran trabajo manual y también el uso de tecnología.

Con una silueta bien definida de cintura marcada, los vestidos de Viuda Ramírez ya son ícono dentro de nuestra moda local. Por otro lado, también están las prendas de porte algo oversize y casi masculino si se quiere, que son igual de emblemáticas que sus vestidos.

LA CALLE

En esta ocasión, en vez de pasear sin rumbo con poses cool por toda Asunción, decidimos invadir un lugar que para el que lo conoce, se ganó su corazón: la despensa de Kim. Sí, esa que tiene el ramen true picante que tanto nos gusta.

Comenzamos entonces, con un vestido carmesí (siempre quise decir esa palabra), bastante suelto, bastante etéreo, de un tejido bien vaporoso y al mismo tiempo pesado. Mangas abollonadas y apliques por todas partes, classic Viuda, donde entre flecos, brillos y hasta una gema disputan la atención de cualquier espectador. Combinados con unas Vans Old Skool que en serio son tan geniales que creo que pueden ir de la gran p*ta hasta con tu vestido de novia. Medias en compossé y busquemos ese ramen.

Mencionamos al oversize como tipología de la marca y este pantalón de cintura alta combinados con la camisa son la prueba. Full duotono entre sandalias, pantalón y camisa, colocamos un crop por encima para ganar esa cintura que tanto amamos. Sandalias con medias porque por fin aceptamos que la moda oriental es lo mejor de este planeta.
Algunos accesorios que nunca están demás. Un broche de abejas, que si bien son míos, creo que van acorde a la marca ya que en varias colecciones utilizaron bichos ornamentales en varias de las prendas. Mini argollas mixed metals para aprovechar que todo lo desigual está en auge. Un makeup algo natural, de colores medio terrosos y bleached eyebrows en rosa con un labial metalizado para espantar a todos en el almacén.

Un crop inusual de tafeta con dye en verde esmeralda, combinado con objetos chinchillosos, una camisa clásica polka dos (con cuello mao escondido) y una ushanka entre rusa y aeronáutica, para darle ese toque de equilibrio/desequilibrio a todo. Mezclar texturas es lo que queremos. 

Y hablando de piezas clásicas de Viuda, acá tenemos el ejemplo perfecto de uno de sus otitis íconos personalizados: el vestido de microtul con el escotazo y la caída de los dioses + la mantilla más cool de todos los tiempos, y si es con alguna textura mejor. Por debajo, una malla turquesa para contrastar y otro gran bicho dando el toque final. 

Así concluimos nuestra invasión fashionista. Todas las fotos son de Rut Ortíz Montenegro. y su magia. 

Nos encontramos la próxima.

Leave Your Comment