#MUSÍCONOS BILLY IDOL: FLESH FOR FANTASY

¡Boom! Oficialmente inaugurada una nueva sección que promete ser una favorita. Musíconos, otro gran pun (perdón, tengo un problema) entre música e ícono, recorre grandes figuras de la música de todos los tiempos y pone en vista de lupa sus estilos personales y su influencia en la moda que hoy conocemos. 

Si nos ponemos a analizar la cuestión, moda y estilo son dos cosas completamente diferentes. La moda tiene relación con las tendencias, los diseñadores y su significado hasta etimológico; el de la repetición. El estilo, por otra parte, se construye de forma individual y cuenta una historia bien personal. A lo largo de estas entradas, vamos a hablar de ese aspecto propio en cada uno. 

BILLY, OH BILLY BOY

Nuestra primera víctima es nada más y nada menos que Billy Idol. Músico, cantante, compositor, actor y personaje clave de la Generation X (turumpish), William Michael Albert, a.k.a Billy, es uno de los rockstars más influyentes de todos los tiempos en lo que respecta a moda. Sinónimo de transgresor para una época del pensamiento popular algo (bastante) diferente al nuestro, sus looks incluían pantalones bien ajustados, pelo decolorado hasta la maceta, cuero, muchos pero muchos accesorios y si había tiempo para algo más, alguna remera básica. Aún activo en su carrera musical, su estilo sigue siendo fiel al de siempre y continua inspirando a diseñadores, editores y estilistas que anhelan ese toque de rebeldía en sus trabajos.

Combina hasta hoy día un punk fuerte y crudo con raíces de new wave, pop, hard rock y algo de dance. Desde que el punk fue lo que fue, Billy fue señalado por su actitud ante cada show y fue uno de los primeros artistas en “lograrlo” con sus videos para MTv. Ejemplos perfectos que atribuyen esa rebeldía y ese estilo tan llamativo son los videos de White Wedding, Dancing With Myself y Rebell Yell, donde muestra en un pico de esplendor ese semblante bad boy de aspecto desafiante. 

Como dijo una vez Malcolm McLaren: “Si hubiese sido solo por la música, hubiese estado muerto hace mucho tiempo”. Siempre fue la música, el estilo y la actitud.

Requiere mucho coraje ser tu propio hombre.

Cuando habla de estilo personal, las películas siempre influenciaron su forma de vestir. Personajes como Marlon Brando, James Dean y todos los grandes del cine clásico que de alguna manera dejaron su huella, así también como los músicos y artistas en general que lo rodean. En los 70, su ícono de moda fue David Bowie, hoy elige mezclarse con un poco de todo; piezas y piezas de diferente gente de diferentes partes.

Tenía un copete, un par de creepers, un drape coat importante, algo de cuero y una remera igual de ofensiva de Vivienne Westwood.

ANDREA OH, ANDREA BOY

Así de pretencioso como suena (¿?), decidimos rendir tributo y representar de una forma alegórica y más actual, un estilo que refleje algo de lo nuestro querido Billy reflejó (y sigue reflejando) a lo largo de toda su carrera artística. 

Para ello, contamos con un equipo de profesionales altamente calificados. 

Los flashazos, los lentes y la edición del amigo René Gastaldo.

Las brochas, los pigmentos y la genialidad de la makeup artist Paola Saffi.

Parte de las prendas de los fantasmas de colecciones pasadas de la súper diseñadora Ofelia Aquino.

Y las risas y la buena onda de las dos mejores asistentes de producción Zubia Asad y Stephanie Campuzano.

El clásico chaleco con white T y por qué no, la falda de lana en estampa tartán. Los white sneakers que hoy son de uso diario y las queridísimas tobimedias sheer, un importante choker, unos straps de cuero y listo el posho.

¿Mencionamos que Billy usaba mucho cuero? Acá mezclamos lo inmezclable y nos jugamos con distintas piezas, todas de cuero, en distintos colores y terminados. Medias animal print, porque en serio no existe nada más rockstar que este print, un cinto de hebilla ancha y muchos, pero muchos anillos para combinar.

El vinilo no podía faltar y el jean negro alto, tampoco. Billy no usaba muchas remeras así que nosotros tampoco nos preocupamos. Cinto con tachas, más anillos, medias de red nudes, oxfords croco y sigue la fiesta. 

En lo que respecta al beauty, el maquillaje bien raw y bien punk, tiene pigmentos terrosos y algo rojizos, con el infaltable negro (look que no uso desde mi época más darks). “Estás de gira hace un mes y nunca te sacaste el maquillaje”, fueron las palabras exactas y la inspiración de Saffi. Un poco de licencia poética con el gloss en los ojos y labios para terminar.

Ya establecimos que el animal print es lo más badass que hay. Añadíle a eso un par de pantalones de cuero con tiras a los costados y un súper choker, también de cuero con tachas.

Y el pantalón de jean siempre será el pantalón de jean. Alto, con un body de red y una campera biker que hace que cualquier biker de verdad te respete. Unas botitas de terciopelo para acompañar, porque bueno, el look es referencial y me encantan esas botas, qué les puedo decir. Anillos, anillos y más anillos y cinto peludito animal (sí, tengo otro problema).

Para este look, el maquillaje se exagera todavía más, con manchas de pigmento en tonos más rojos, así también como el negro alrededor de los ojos. 

Así culminamos nuestra exploración idolística y me despido, no sin antes dejarles este playlist que va a agitar sus tardes y resguardarles del frío. Bye.

 

Leave Your Comment