MODA EN LA CALLE: MUSHKA

Volvemos a invadir las calles. Esta sección encara con total libertad, marcas nacionales de vestir; mostrando, contando y probando cada pieza para luego llevarla al plano del día a día. En nuestra primera entrada con Ofelia Otello, explicamos el proceso más en detalle. 

Hoy, presentamos a Mushka, una tienda de la que me enamoré el año pasado.

LA MARCA

Mushka comienza de forma impulsiva con los anhelos de Montse y Nicole. Ambas con 19, buscaban alternativas a la ropa-cara-de-shopping y por sobre todo, querían variedad. Así comenzaron a experimentar, diseñar y darle el toque a sus creaciones donde trasmitir alegría era esencial; la idea era hacer que Mushka y su ropa te den cierta energía y wow cómo lo lograron. En el 2014 se separan y Montserrat queda a cargo de la marca.

LA DISEÑADORA

Adoro el diseño en general. Está en todo lo que nos rodea. De chiquitita yo decía que quería ser modelo pero no me daba altura, jajaja, entonces creo que ahí me empecé a fijarme en lo segundo y más cercano.

Montserrat Martínez es Licenciada en Diseño Industrial de la UCA.

Amo el diseño industrial, creo que la carrera me ayudó a ver las cosas desde un punto de vista diferente, y a pensar fuera de la caja, porque se trata de crear e innovar en soluciones donde no las hay. 

Como diseñadora y dueña de la marca quiere poder llegar a todo el país y convertirse en embajadora de la moda paraguaya. Quiere que eventualmente Mushka pueda tener un impacto social, poder ayudar y retribuir a gente que así lo necesite.

LA COLECCIÓN

Prendas livianas y sueltas, algunas con vuelo y por sobre todo, acordes a nuestro clima.

Fotografía: Chiara Chiriani

Estilismo: V.A.N.G.

Beauty: Eva Noguera

Modelos: Luna Rosales

LA CALLE

El centro de Asunción es mágico, y quien opine lo contrario claramente no se tomó el tiempo de perderse por sus calles. Desde los edificios escondidos (porque capaz realmente no sabés que están ahí) hasta lo verde de sus plazas, cada rincón es un lugar con historia propia (y una que otra anécdota wtf). 

Guillermo Nuñez prestó sus ojos y su expertise fotográfico para la sesión usando Mushka. Elegimos 4 looks y 4 lugares semi ocultos del centro… Y con semi ocultos me refiero a: “¡Ey! ¡Acá re pega, estacioná!” y así sucesivamente. Fíjense.

Un vestido súper versátil para la noche y el día. Para algún taco o para unos championes, como en la foto. Las medias son el último grito fashionista y van a transformarte de “cool” a “fashion victim” en nada. Con el plateado, lo mismo, desde accesorios hasta whole looks, este metalizado es un gran aliado. Y de esos rulos rebeldes no sé si hablar tanto (LOL).

El detalle del ruedo a lo Betty Mármol es lo más cute que vi en años. 

Un reloj nunca está demás y aparte, convengamos que es útil.

Falda cruzada y atada en la cintura con un volado asimétrico que saca suspiros. Trendy y práctica, podés combinarla con una remera de algodón (de Stars Wars en chino si sos tan nerd como yo), camisas, crops, camisillas, etc, etc, etc. La versatilidad tiene nombre y se llama pollera negra.

Lo mismo para la combinación de champión + media, y mejor todavía champión metalizado + media transparente. Golazo.

De nuevo, este pelo ya no existe. Tuve un delirio de que quería carré enrulado pero ya me curé. 

Los crops se volvieron mis mejores amigos, y sé que también los tuyos. Este, particularmente, es el amor hecho strapless corto. Completamente de lentejuelas, combinarlo con piezas más clásicas es clave (o si te encanta irte todo como yo, te comprás la fada combinada – que también existe en Mushka – y te vas por la vida brishando, brishando). 

Para el recorrido céntrico, usé un skinny negro de cintura alta aplacando algo la lentejuelosidad del asunto.

Y si sos lo suficientemente caradura (y práctica), un bikini top también puede convertirse en remera. Se combinan literalmente con cualquier cosa; pantalones, faldas, jardineras, jeans, shorts, llamále cangrejo y ponéte; el tema es solo ir probando. Como ejemplo, vemos uno a rayas en conjunto con una mini bien al cuerpo (¡auuuuu!) de hilo con detalles en plata y la pretina en negro, también de hilo (el revés de la tela). B-e-i-e-z-a.

El cinto de gamuza bordado es el complemento ideal y le da más oficialidad (y menos playosidad) al conjunto.

Todas las fotos son de Guillermo Nuñez. Y el maquillaje más la asistencia de producción de Paola Saffi (que fue secuestrada sin saber que iba a participar de esto).

Nos vemos la próxima.

Leave Your Comment