PELÍCOOLAS: JUSTE LA FIN DU MONDE DE XAVIER DOLAN

Mitad de semana. Los miércoles son esos días raros en los que lo mejor que uno puede hacer es quedarse con el aire acondicionado a full teniendo frío bajo cualquier colchita. Si hay pizza y birra mejor. Y si hay alguien ahí contigo, qué más querés. Para días como los de hoy, hablo de una nueva pelícoola y se trata de la última del director canadiense Xavier Dolan, Juste La Fin Du Monde (o sólo el fin del mundo en mi correctísima traducción).

Me donner et donner aux autres une dernière fois l’illusion d’être responsable de moi-même et d’être‚ jusqu’à cette extrémité‚ mon propre maître.

Darme a mí y darle a otros una última vez la ilusión de ser responsable de mí mismo y de ser, solo hasta cierto punto, mi propio maestro.

Quiero decir tantas cosas que no sé por dónde empezar… Capaz por Xavier, el director prodigio. Nació en el 89 (tiene mi edad) y ya escribió, dirigió, actuó y editó 6 largometrajes. Hoy mientras yo escribo esto y vos leés esto, está trabajando en el séptimo a estrenarse el año que viene. Sus películas, siempre terribles dramas que giran en torno al amor y la familia, tienen como territorio principal la ya famosa “discusión” sobre género e identidad. Por lo general, sus protagonistas son homosexuales y se identifican mucho con la propia vida del joven director. En su primera película, J’ai Tué Ma Mère (Yo maté a mi madre) cuenta básicamente la historia de cómo él mismo salió del closet. 

Il a fait et toujours fait ce qu’il avait à faire.

Él hizo y siempre hizo lo que tenía que hacer.

Ahora hablemos de la peli. Con un elenco fantástico 100% francés (creería que esta es la primera vez que hace algo parecido, por lo general siempre está rodeado de compatriotas) que incluye a Gaspar Ulliel como Louis, el protagonista; Nathalie Baye como la mamá,  Léa Seydoux como la hermana menor, Vincent Cassel como el hermano mayor y Marion Cotillard como la cuñada.

Alrededor de estos personajes, gira toda la trama y si aparecen dos extras es decir mucho. Básicamente, y les juro que no es spoiler, Louis regresa a su pueblo después de 12 años para contarle a su familia que está muriendo. Como es de esperarse, hay muchísimos sentimientos y muchísimas opiniones de cada uno de estos individuos (y esa es la palabra que quiero acentuar) y allí nacen todos los problemas. 

Louis llega y se encuentra con una situación más difícil de la que creía. Descubre cómo su comportamiento (o desaparición) influyó en cada miembro de su familia y ahora entiende que sólo le queda escuchar, no hablar. Su madre, mitad mujer, mitad pavo real es el pilar de su familia y la que tiene la perspectiva más clara sobre los sentimientos de todos, aunque no parezca. Su hermana, rebelde y aburrida de su pueblo, solo busca la oportunidad de acercarse a Louis y su aparente exótica vida. El hermano, frustrado con su trabajo y su propia familia, quiere más libertad; y por último, la cuñada, tímida y casi casi pisoteada por todos.

Pero suficiente de la trama.

Il fait ça exprés, il aime ça, me peiner.

Él hace eso a propósito, ama eso, hacerme mal.

En lo que respecta a composición y/o cinematografía, el trabajo de Xavier es impecable. Detallista al extremo y amante del ralentí (slow motion, cámara lenta, tomeito tomato), sus películas siempre son una fiesta para los ojos que están dispuestos a mirar. Esta en particular, podría considerarse como la más distinta a su propio estilo y estética. 

Los planos son en su mayoría muy cerrados en cada personaje, acentuando sus expresiones, sus gestos y por sobre todo, sus miradas. Este acercamiento solo intensifica las emociones y más de todo un poco. Más dolor. Más frustración. Más incomodidad. Más amor. Es una estrategia brillante que solamente nos pone más en piel con cada personaje.

Creo que vi cinco planos americanos en toda la película. Y dura 1:37mins. 

Otra cosa interesante a destacar es la misma paleta de colores, usualmente muy vibrante en sus demás obras, y bastante lúgubre en esta última. Mucho marrón, mucho verde, demasiado negro y algunos pocos segundos de aire libre y sol. La mayor parte de la historia transcurre en la casa de la familia, por lo que siempre la luz es bastante más apagada. 

La stature, le salaire, la chance, la beauté, les dons, le courage, les belles choses qu’on a, les choses qu’on naît avec ou qu’on naît sans.

La estatura, el salario, la suerte, la belleza, los dones, el coraje, las cosas bellas que tenemos, las cosas con las que nacemos o con las que no nacemos.

Mmmm, a ver qué más… Música. Fundamental también en el trabajo de Xavier y acá continuó con su misma línea. En momentos cruciales o cambios de escena, las imágenes se vuelven elásticas, casi de goma y la música se apodera de la situación. Como un cliché asumido o capaz algún tipo de post ironía millennial, elige los temas más trillados y ya medio odiados por todos. 

I Miss You de Blink 182, Genesis de Grimes y Natural Blues de Moby son ejemplos perfectos que ciertamente aparecen en lugares específicos. Personalmente, solo hice eyeroll al escuchar el primero y dije algo así como “Jeyma Xavier”, pero al escuchar los otros dos, sonreí fuertísimo. Capaz sea eso lo que quiere lograr. Ambas reacciones. 

No se me acabaron las palabras, pero sí capaz su atención. Les dejo el trailer y háganse el favor.

Y… Esta otra música que me encantó:

De moi-même à moi-même.

De mí mismo a mí mismo.

 

Leave Your Comment